Los mosquitos: hechos y qué pasa cuando te pican.

A medida que las temperaturas aumentan, los días se hacen más largos y la gente pasa más tiempo al aire libre... ¡claras señales de que el verano ya está aquí! Pero si piensas en las tardes perezosas afuera en el jardín con la familia y los amigos,  no deberías olvidarte de los otros a quienes les gusta el clima en verano: ¡los mosquitos!

Los mosquitos son insectos y, como las moscas, son miembros de la orden de los Dípteros (dos alas). Hay más de 3.600 especies de mosquitos en el mundo. Los mosquitos suelen tener cuerpos relativamente delicados y una larga pieza bucal tubular llamada probóscide que utilizan para perforar la piel de sus víctimas y chuparles la sangre. Normalmente llamamos a esto "picaduras de mosquito". Pero... ¿sabías que sólo los mosquitos hembra pican? Es porque necesitan el hierro y las proteínas de la sangre para producir sus huevos. Si no, tanto los mosquitos hembra como los macho se alimentarían de néctares y jugos de las plantas.

 

Los mosquitos y su búsqueda de alimento

El verano, caracterizado por su lluvia y su intenso calor, suele ofrecer las condiciones ideales para que los mosquitos se reproduzcan. Si es particularmente húmedo y caluroso, cada 14 días puede haber una nueva generación de mosquitos. Una sola hembra de mosquito puede poner entre 200 y 300 huevos en agua estancada, como charcos, estanques o barriles de lluvia.

 

A la mayoría de los mosquitos no les gusta la luz solar directa, por lo que prefieren salir de su escondite al atardecer en busca de comida.  Las hembras de los mosquitos encuentran su fuente de alimento a través del dióxido de carbono que exhalamos, nuestro olor corporal y también la temperatura.  Incluso pueden usar su sentido del olfato tridimensional a una distancia de 40 metros  para determinar a qué distancia está su fuente de alimento.

 

Picaduras de mosquitos: cómo se desarrolla el picor

Una vez en la fuente de alimento, los mosquitos utilizan su probóscide para penetrar en la piel de su huésped y succionar su sangre, mientras que simultáneamente inyectan saliva anticoagulante en el huésped para mantener la sangre fluyendo y así tener una mejor absorción. Un mosquito es capaz de absorber hasta tres veces su peso en sangre en el transcurso de unos tres minutos.

 

El sistema inmunológico del huésped reconoce la saliva inyectada del mosquito hembra como hostil, lo que hace que las células inmunológicas reaccionen y liberen receptores de histamina. La histamina desencadena una reacción alérgica, que causa la sensación de picor e hinchazón.  Normalmente estas picaduras son inofensivas, pero pueden desencadenar en reacciones alérgicas, inflamación e incluso la propagación de enfermedades. Por eso, es tan importante protegerse contra los mosquitos y sus picaduras.

Esto podría interesarte

  • ¿Sabías que…?
    Historia del Día Mundial del Mosquito
  • ¿Sabías que…?
    Enfermedades transmitidas por vectores
  • ¿Sabías que…?
    Historia del Día Mundial del Mosquito
  • ¿Sabías que…?
    Enfermedades transmitidas por vectores